Cómo leer un epub y qué costo tiene

Hay muchos formatos que podríamos llamar «libro electrónico», y uno de los más flexibles y cómodos para leer —sobre todo cuando solo hay texto— es el epub, un formato abierto que existe desde 2007.

La gran ventaja del epub es que su texto es líquido, es decir, depende del software o dispositivo en donde estés leyendo para acomodar las palabras, por lo que no importa en donde leas, siempre podrás ajustar el tamaño, el interlineado, la tipografía y otros elementos del texto hasta que estés cómoda con cómo se lee el documento.

Por eso aquí en SuVersión Electrónica preferimos ese formato, porque es fácil de leer en el celular, en la computadora o en un lector especializado. Pero seguramente quien tiene un lector ya sabe de qué estamos hablando, y quienes están en su computadora o celular no saben muy bien cómo funciona esto o creen que lo que obtendrán al comprar un libro electrónico aquí es un archivo en formato PDF, y no es así (aunque es muy fácil hacer un pdf a partir de un epub).

Una vez que tengas unos archivos epub lo mejor que puedes hacer es organizar tu biblioteca. Para eso existe un programa genial de código abierto llamado Calibre. Con Calibre puedes hacer varias cosas, como convertir libros entre formatos, descargar sus metadatos de una base en línea, organizar tu biblioteca e incluso leer desde tu computadora con un lector muy agradable. Para instalarlo tienes que ir a su sitio y descargar el programa adecuado para tu sistema operativo.

Calibre

Desafortunadamente Calibre solo funciona en computadoras, por lo que si quieres leer en celular necesitarás otra app, entre las cuales están Book Reader, que cuenta con material design y es de código abierto; u otras opciones comerciales como Moon+ Reader y Aldiko. Con cualquiera de esas apps es cuestión de simplemente pasar tus archivos de epub a tu celular y comenzar a leer.

Algo importante es que a veces no se puede cambiar de dispositivo ni mover un archivo de lugar gracias a la gestión de derechos digitales (DRM), una tecnología «antipiratería» que argumenta que si mueves, cambias o copias un archivo por el que ya pagaste, de todos modos estás incurriendo en un delito. Es muy debatible esta postura, pero no es el objetivo de este artículo entrar en detalles, aunque vale la pena decir que en SuVersión Electrónica está totalmente en contra del DRM y nunca utilizaremos este tipo de tecnología.

Pero, si no creemos en el DRM y somos un proyecto de cultura libre, ¿por qué cuestan los libros?

¿Por qué un epub tiene costo si su licencia es abierta?

En SuVersión Electrónica utilizamos la Licencia de Pares, lo que quiere decir que eres libre de compartir, copiar y redistribuir la obra. Entonces ¿por qué vendemos los libros?

Libre no necesariamente significa gratis. La idea de gratuidad en realidad es un mito porque nada es gratis, todo tiene un costo y normalmente cuando algo viene «gratis», simplemente quiere decir que alguien ya lo pagó o dio algo a cambio de alguna manera. Uno de los ejemplos más evidente de esto son todos los servicios «gratuitos» que lucran con nuestros datos, donde el costo del servicio es nuestra privacidad; o los planes de telefonía que nos dan terminales «gratuitas» que ya estamos pagando con el plan.

Hacer libros no es tarea fácil, pues implica el trabajo de escritores, editoras, diseñadoras, correctores, etc. que esperan que su trabajo sea valorado y remunerado de alguna manera. El costo en términos de horas de trabajo y de materiales implica un esfuerzo por quienes hacemos libros, ya sea papel y tinta o algo menos tangible como luz, equipo y preparación de quienes participan. Si a esto le sumamos la independencia presupuestal de programas del gobierno o empresas, estamos frente un problema complicado de sortear, pues alguien tiene que invertir de alguna manera tiempo y dinero.

El costo que proponemos por los libros electrónicos o físicos es una manera de remunerar el trabajo de quienes participaron en su creacion, desde quien escribe hasta quien sube el archivo a internet; desde quien produce y arma un libro hasta quien lo entrega a su destino. Por eso no tenemos ningún sistema DRM sin sentido, porque queremos que nuestros libros sean leídos, aunque necesitemos recursos monetarios para seguir manteniendo nuestra actividad a flote.

Una vez que el libro es tuyo, es tuyo realmente, por lo que puedes compartirlo, imprimirlo o hacer lo que quieras con él. Nos encanta compartir y queremos que tú también lo hagas. Así es como la humanidad ha llegado a avanzar: compartiendo cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *